La cocina es una de las estancias clave en toda vivienda, porque no solamente sirve como espacio de encuentro, sino que también es una zona de trabajo. Por eso, además de ser estética y acogedora, debe estar diseñada con materiales que soporten humedades, manchas y mucho tránsito. Existen multitud estilos decorativos, pero si hay uno que ha sabido mantenerse a lo largo de los años y adaptarse a las nuevas tendencias es, sin duda, el de las cocinas en madera.

Elegir este material no solo nos garantiza durabilidad y belleza, sino que nos permite composiciones decorativas muy interesantes. Dependiendo de tu gusto o de la amplitud del espacio puedes elegir entre distintos tipos y tonalidades de madera. Desde el resistente roble hasta el versátil pino rústico, podrás elegir y personalizar tu cocina en el tono elegido para darle un aire más clásico o desenfadado.

La madera en la cocina

La madera es un material ecológico, resistente y combina perfectamente con el vidrio o el acero inoxidable. Además, acepta perfectamente otras gamas cromáticas a la hora de introducir toques de color en su diseño, como tiradores de puertas o electrodomésticos.

También es un material muy adecuado para la encimera tu cocina, que puede ser del mismo color que el resto del mobiliario o un tono más fuerte o suave si quieres crear una zona de contraste. Las maderas macizas de haya, roble y nogal, con un grosor de cuatro a seis centímetros, son una excelente opción para esta zona de trabajo.

A pesar de su resistencia, debido a que las encimeras van a soportar diariamente un alto nivel de uso y de agentes que pueden estropear su belleza, es conveniente limpiarlas diariamente y realizar un mantenimiento periódico. La utilización de productos específicos es clave para garantizar su durabilidad en perfecto estado. En Dekinsa, como especialistas en decoración integral de madera, recomendamos los productos de la firma Osmo, que limpian y protegen de una forma sencilla y eficaz.

Cocina con paredes y techos de madera

Para dar un plus de calidez al diseño de tu cocina, una excelente opción es revestir las paredes y techos con madera natural. Puedes elegir el tono que más se adapte a tu cocina para dar una sensación de continuidad o de contraste con el resto del mobiliario. Otra opción muy decorativa es colocar paneles de madera verticales en lugares estratégicos para crear distintos ambientes como, por ejemplo, en la zona del comedor.

Los suelos de madera en la cocina es otra tendencia que no debes perder de vista si estás pensando en reformar la cocina. Puedes elegir entre pavimentos de madera natural o suelos de madera laminada. Conoce más sobre sus diferencias y cuidados en nuestra entrada ” Suelos de madera para cocinas: cómo elegir el más adecuado”.

Y, por último, la madera es un material muy versátil para crear muebles auxiliares de almacenamiento personalizados y adaptados a tus necesidades y al estilo de tu cocina, desde vitrinas o estanterías a muebles más grandes como alacenas, mesas y sillas. ¡Solo hace falta imaginación y buena materia prima!